Descripción

Pensamientos, ideas, opiniones, fotos, sentimientos y formas de ver el mundo, las cosas, las personas, las situaciones.
Aquí simplemente plasmo una parte de mi ser, de mi mente, de mis pasiones.
Muchos de los textos son producto de hechos reales, importantes en mi vida, que me han hecho reflexionar y preguntarme algunas cosas...
Personal pero espero que haya gente que se identifique.

domingo, 20 de julio de 2014

Descubrimientos casuales


Como adoro, me encanta, me fascina el descubrir similitudes y comparar entre ellas canciones y obras musicales. Me encanta descubrir ese secreto que hace que algo sea genial, grandioso, o terriblemente penoso. Detalles, observación y ganas, muchas ganas de encontrarle el error o peculiaridad a las cosas me han hecho "descubrir" casualmente similitudes, sobretodo en la música.
Tal fascinación me hizo hoy una muy agradable sorpresa: estudiando y escuchando una de las obras que adoro de Chopin "Tristesse" (o Etude no.3 en E mayor, Op. 10 para los perfeccionistas y amantes de la precisión y que no, no lo recuerdo nunca de memoria, con la Tristeza me basta) de repente sin darme cuenta empecé a tararear una melodía. Siguiendo el hilo me sorprendí cantando otra canción, siguiendo y terminando el trozo con un tango.
Sí, un tango. Chopin y el tango.
Para asegurarme puse unas cinco o seis veces, no las conté pero supongo que fueron tantas, o más, el trozo que me abrió-encendió la memoria melódica (si existe tal expresión) y no cabía duda de que era el final, concretamente, de un tango. Uno que además era precioso, por ello que me acordara tan bien (por desgracia solo del final) y mi mente lo asociara.
Intenté encontrarlo sola, pero cada comienzo de los tangos no me convencía, busqué en Canaro el Invierno, el Adiós, Poema porque algo del estilo me imaginaba que sería.
Luego al no poder quitarme la idea de la cabeza, sí repito que estaba estudiando, llamé a una amiga experta en tangos, o al menos mucho más metida en el mundo. Le pasó lo mismo que a mí, muy conocida la canción, ella también lo cantaba conmigo y bueno, no podía acordarse de cual era.
Mientras ella intentaba acordarse yo iba buscando. Ella me dijo que seguro era o Canaro o Donato, ahí se notaba ya lo experta que es en el fondo, o lo bien que su oído se ha adaptado al tango. Entonces encontré una página en la cual precisamente se relacionaba a Chopin con el tango y he ahí que en la cuarta linea tenían el tango tan esperado. Es justo mencionar que mi amiga lo nombró pero al poner el comienzo de la canción lo rechazamos como opción, ya que no tenía nada que ver (eso pensamos).
¿Y cual era al final?
Era sin duda, o con algunas en un primer momento, "La melodía del corazón" de Edgardo Donato y cantada por Romeo Gavioli. El mismo tango lo dirigió en su momento también Canaro (años '30-'40) así que sí, Chopin, Canaro y Donato están relacionados.
La música clásica y el tango, dos bellezas, dos pasiones.




Chopin




Donato y Gavioli




Canaro


Y para ser correctos mencionar la página donde hay más comparaciones sobre la inspiración del tango de la música clásica:




Estas son cosas que me alegran el día.

sábado, 19 de julio de 2014

Plotino


Persona humana y que haya existido que diga:

"Cuando un ente llega al nivel de su máxima completitud, entonces deja que fluya desde su interior y se expanda, se disperse hacia fuera en la atmósfera un algo que siempre está unido a él y es la simple imagen-proyección de la fuerza que guarda dentro, en él (como la luz, los rayos del sol son para el sol mismo o el calor para el fuego, son proyecciones de la fuerza interior de cada ser)".

Simplemente es bello.

El Uno, el Ser y el Alma.




lunes, 23 de junio de 2014

La fuerza de un deseo

Soñar que te despiertas por la luz que entra por la ventana, la abres y sientes ese delicioso frío que te hace sonreír, todo blanco, otra sonrisa pensando "Ha nevado en Atenas". Te quedas observando cómo cae la nieve atravesando los rayos de sol, una maravilla, un deseo hecho realidad. Todo está cubierto por esa capa blanca que sólo quieres ir a tocar y acariciar, sintiendo el frescor y con unas ganas de empezar una guerra de bolas de nieve, como cuando éramos pequeños, hacer un muñeco de nieve que sin saber cómo aparece a mi derecha. Por el frío, en vez de cerrar la ventana te cubres con una manta y te preparas un té, pensando en la emoción y la alegría de tal acontecimiento. Sueñas en un sueño, piensas y recuerdas tu infancia y esa sensación de poder disfrutar de cada momento y de un simple juego, podríamos jugar y reír sin sentirnos avergonzados, infantiles, eramos más felices, ahora es la época de la nostalgia, saudade. Mirando siempre hacia fuera te echas en la cama y vas sintiendo la calidez y el aroma del té en tu garganta, te calienta el cuerpo a medida que va bajando, fuera hace frío. Poco a poco, con tal preciosa imagen te vas adormeciendo, feliz. De repente te levantas sobresaltada al pensar que por cerrar los ojos la belleza de la nieve desaparecerá, te ríes de ti misma al pensar que eso es imposible. Pero te acercas a la ventana para asegurarte y ves cómo la nieve ya se ha derretido, hay alguna que otra esquina de la que la nieve no ha querido irse, sientes tristeza y culpabilidad. "No debía haberme dormido" piensas al esperar que el blanco paisaje se pudiese mantener si tus ojos lo observaban, puede que así fuese, puede que la ilusión y la alegría de ese momento pudiese mantener el instante vivo. Sería un sueño dominado por la mente, una sensación sin tiempo ni límites. La nieve recostada sobre el paisaje y mis párpados, que observan el lugar donde ya no está, donde mi cansancio la dejó evaporar, podrían mantenerla en su fuerza. Podría, debería, y si, pero, yo quería. "¿Por qué desapareció tan rápido? ¿No pude ayudar a que existiese para mis ojos? 




Pero mientras piensas en la razón suena...

Poets & Poisoners (or now Poisoner)







No suelo, no lo he hecho de hecho nunca, mencionar otras páginas o personas que se dediquen al mundo de la creación y del arte. Hoy no sé por qué quise mencionar la obra de una amiga, conocida persona que se dedica al arte.






Estudia fotografía en Atenas pero su talento, y he de decir que soy difícil con los gustos y realmente crítica con la obra de cualquiera, cercano o no, es el dibujo, el arte de la mano sobre papel jugando con tinta, formas, colores, expresiones, sombras y, lo que me encanta, palabras.






No se limita a dibujar, pintar, bien, sino que combina palabras, expresiones, colores, texturas y crea un mundo entero. Sinceramente me cuesta entender qué es lo que realmente tiene que me gusta tanto.
Diría más y contaría más pero mejor mirarlo y buscarlo, no tenerlo todo hecho...

Lo único seguro es que sí, estoy segura de poder "presentarla" y "recomendarla".








miércoles, 18 de junio de 2014

Prohibida la pasividad











Estos videos siempre son necesarios para seguir y mejorar nuestra vida.

Les marionettes - Zbigniew Preisner







simplemente hay que escucharlo y dejarse llevar por la palabra "marioneta"
marioneta
        marioneta                 
marioneta                           
marioneta       


o mejor dicho
marionette
m-a-r-i-o-n-e-t-t-e

Un poco de Bucay por Atenas

Día 17 de junio de 2014, en el Museo Benaki de Atenas, el que se encuentra en la calle Pireos, nos vimos todos reunidos y llamados ante la visita del señor Jorge Bucay a presentar su libro que se ha traducido y publicado recientemente en griego.
Llegué media hora tarde por estúpidas complicaciones que siempre suceden cuando menos deben ocurrir. Pensé: será en una sala de conferencias, sin demasiada gente, siguiendo el horario griego empezarán tarde así que para qué preocuparse.
Ni que de que un profeta se tratara el patio-entrada interior del museo estaba llena de gente, demasiada gente y más para alguien, no fui la única, que no se esperaba tantas personas.
Ahí había gente de todas las edades, estilos, caracteres, intereses. Era gente que por alguna u otra razón habían ido hasta ese museo a escuchar a Bucay.
Más que una presentación de su libro, del cual no habló en ningún momento - solo al final explicó cómo surgió la inspiración de escribirlo - fue una especie de discurso "de autoayuda". No sorprende al pensar la forma y la tarea de Bucay, por un lado muy agradable y cierto, por el otro con una pizca de sentimiento profético. Puede gustar mucho o dejar un sabor amargo e incómodo en la boca y en el corazón.
Es precioso sentirse inundada por sus palabras y su forma de decir las cosas, el habla, la labia es algo que no se suele apreciar pero que en estos casos se debe reconocer el valor. No sólo le escuchaba a él sino lo hacía todo repetido por la traducción instantánea que se realizaba en ese momento.
La palabra que menos me gustó escuchar de su discurso fue "crisis", la consideré demasiado banal para una persona de la que se esperan y se escuchan opiniones realmente maduras. No considero que tuviese demasiado sentido mencionarla ya que está en la rutina ya de cada griego y griega. Todo lo que dijo, al mencionar la crisis, se quedó algo empobrecido de importancia, fue como ponerle uno de los límites de los que nos habló que hay que superar para evolucionar.
Hablando de apoyo entre nosotros, de superación de límites, de la sociedad del consumo que ya no vale para, la idea de ser y luego crear, por lo menos a mí, me introdujo en una especie de burbuja de reflexión y apertura de mente que, recordándonos que existía una crisis, la explotaba mientras hablaba cuan orador haría.
Buen humor, buenas palabras y buenas enseñanzas.
Algunas resumidas, las que recuerdo, aquí:

- Vivimos en una sociedad de consumo donde nos han enseñado y nos han introducido la idea de que tenemos que tener objetos materiales, para tenerlos hay que producirlos y luego, tras haberlos producido podemos ser alguien. Tenemos que darle la vuelta a tal mentira y darnos cuenta de que primero tenemos que SER alguien (ese alguien es tan solo quien nosotros deseamos ser superando los límites que no existen en realidad), después podemos y debemos producir y EXTERIORIZAR lo que hemos visto que somos y por último podemos ELEGIR qué objetos materiales realmente NECESITAMOS y no simplemente creemos que nos ayudan. Confundimos los objetos con fuentes de inspiración y creación de una personalidad y de un carácter. Tal "ayuda" simplemente nos hará débiles y frágiles al estar basándonos en simple materia externa a nosotros, sin fuerza ni riqueza.

- Hay varios caminos en la vida que los escogemos y decidimos seguirlos. La evolución se basa en poder encontrar un camino mejor y seguirlo. No hay que olvidar que para seguir un nuevo camino, que consideramos mejor, hay que aprender a dejar el anterior. No es algo negativo pero puede que no nos consideremos lo suficiente fuertes como para conseguirlo.

- Siempre hay alguien que necesita nuestro apoyo y siempre habrá alguien que nos quiera ayudar y apoyar. Por ello no tenemos que tener miedo en buscar y ofrecer ayuda.

- Tenemos que estar abiertos ante cualquier oportunidad de aprender algo. Podemos aprender siempre, tanto de los que saben más como de los que saben menos. Es inteligente escuchar y aprender del que sabe más, pero es de sabios el poder aprender y saber que se puede aprender del que sabe menos. Esto no nos tiene que confundir, tenemos siempre que poner en duda todo lo que nos dicen. No significa no escuchar, sino escuchar una opinión o información, poder ponérnosla como si fuera una chaqueta y controlar el poder adherirla a nuestro ser si vemos que es la adecuada para nosotros pero también el poder quitárnosla y no dejar que nos encierre.

Y para mí lo mejor de todo el discurso y con lo que realmente, admito, me emocioné:

- Amor. El amor existe cuando la simple existencia de la otra persona nos hace felices. Si sabemos que la otra persona existe y nos inunda de alegría tal idea ahí se esconde el amor.



© Maria Nefeli Panetsos